Home

Buscamos en el fallo un punto de partida.
La belleza de la imperfección.

¿No?